Siempre había sido gorda. Me daba igual cuánto pesaba. Me agradaba comer cosas ricas, ¿qué hay de malo en eso? Me encantaba comer pizza durante la noche observando una aceptable serie, mas en el momento en que cumplí 27 años, me subí a la báscula por vez primera en numerosos años. Lo que vi en la pantallita me dejó sin charla: 122 kg. Estuve cabizbaja unos cuantos días y, después, volví a mi modo de vida recurrente: a la comida basura tras el trabajo, a las horas sentadas en el sillón tejiendo, al precaución de mis dos gatos espectaculares…

De este modo es cómo estuve viviendo apaciblemente hasta el momento en que conocí a un hombre por Internet. ¡Me dejé llevar y me enamoré de en solo algunas semanas! Empezó un alocado romance por Internet.

Después llegó el DÍA, y nos conocimos en la vida real. Todo salió bien. Fuimos a un café y, después, hemos proporcionado un recorrido por el parque. Mas tras ese acercamiento, las cosas comenzaron a ir mal, nuestra pasión se difuminó. Antes de quedar, practicábamos sexo virtual prácticamente todos los días, mas después, ese tema dejó de interesarle de repente. Comenzamos a charlar como amigos, y ahora está.

Entendía muy bien que el inconveniente se encontraba en mí, en mi exceso de peso. ¡Antes de eso, no pensaba en lo sustancial que era para los hombres! Mi pareja dejó claro que no podía excitarle inclusive de manera virtual siendo gordita…

En resumen, decidí bajar de peso. Me apunté al gimnasio, mas solo duré 3 semanas. Me pasaba allí todos y cada uno de los días unas 2-3 horas, mas fue inútil. Solo logré perder 500 g a lo largo de todo ese tiempo, sin importar continuar una dieta rigurosa: 2 manzanas cada día, 1 plátano y 1 pechuga de pollo.

Después, adquirí pastillas para bajar de peso en la farmacia. No sé de qué las hacen, mas la cuestión es que empecé a tener acidez estomacal. Me daban náuseas por la mañana y, durante la noche, me dolía mucho en el área del hígado. De este modo estuve una semana entera sin perder ni un gramo y decidí dejar de tomarlas.

El próximo intento (exitoso) fue la arcilla. ¡No les asustéis! No debí tragar tierra habitual y corriente ni arcilla. Solicité Bentolit, un suplemento a partir de arcilla detox volcánica. Su propiedad primordial es adecentar el cuerpo de toxinas atascadas y depósitos de grasa. Pienso que todo el planeta sabe que todas y cada una esas toxinas interfieren con el desempeño habitual del cuerpo y causan un incremento de peso. Bentolit logró en frente de la labor al 100%.

Esa soy en todas y cada una de las imágenes. La distingue entre es de solo un mes.

Lo que más me agradó fue visto que con este suplemento no hay necesidad de mudar tu forma de vida recurrente: no debes proceder a ningún lado, no debes llevar a cabo ejercicio ni contar calorías. El cuerpo lo realiza todo por sí solo. Solo hay que asistirle un tanto: tomar Bentolit de forma regular con el estómago vacío. Eso fue lo único que me asistió. ¡Perdí 2 ocasiones más peso en solo 1 mes! ¡No sabéis lo fabuloso que es! Además, mi piel no se volvió fláccida, algo que me preocupaba muy.

¡No les podéis imaginar lo feliz que se encontraba al comienzo! Principalmente en el momento en que adquirí ropa novedosa. Resulta ser que me queda realmente bien la ropa popular y menos mal que ahora no debo llevar esas sudaderas negras que se semejan más bien a las repletas de un tanque. Empecé a maquillarme, me enamoré de los tacones y las faldas cortas, los hombres han comenzado a prestarme más atención.

«¿Y qué ha ocurrido con ese chaval?», me preguntaréis. Ahora no me hablo con . Sí que nos escribíamos en el momento en que se encontraba en el desarrollo de bajar de peso, mas como amigos. Volvimos a quedar de nuevo en el momento en que ahora pesaba 60 kg. Aparecí en tacones, con un bonito peinado y un vestido con un escote profundo. Y , bueno, sí, proseguía pareciéndome guapo, mas cómo les lo digo… Ahora no es para mí. No comprendo cómo pude enamorarme de . seguramente porque se encontraba gordita y me hacía falta atención masculina.

¡Mas en este momento las cosas son completamente distintas! En este momento tengo muchos seguidores guapos y triunfantes que puedo salir con alguno de al unísono. ¡Recibir la atención de hombres distintas es espectacular, chicas! Deseo vivir, hacer, enamorarme y lograr que se enamoren de mí.

Queridas mías, deseo que les sentáis deseadas, que les sentáis indispensables para la otra persona. ¡Mi vida cambió tras adelgazar y estoy supercontenta por esto! Deseo que todas vosotras sea feliz. Me he transformado en la gerente oficial de Bentolit en este país, y en este momento todas y cada una podéis solicitarlo y adelgazar. Al final de cuenta, no existe nada peor para una mujer que la insatisfacción consigo misma.

Me ha ayudado, y seguramente a vosotras además. ¡Un abrazo!

¡Atención! Hasta el desenlace del descuento personal para las lectoras del weblog quedan

No perdáis la posibilidad de adquirir Bentolit para adelgazar con un 50% de descuento

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *